El Barça 2019-2020, cronología de un incendio por capítulos

El Barça 2019-2020, cronología de un incendio por capítulos

Desde el frustrado intento por Neymar, hasta la última crisis de la reducción de los salarios, el Barça se ha pasado la temporada en medio del guerracivilismo interno.

Cuchillos imaginarios vuelan por los vestuarios y las oficinas de Can Barça. El último tramo de la presidencia de Josep Maria Bartomeu, que en 2021 terminará su mandato salvo sorpresa, se adivina volcánico. El conflicto entre la planta noble y los jugadores, las filtraciones interesadas, la mala praxis y, finalmente, la bronca en la sala de juntas, están desangrando imaginariamente a un club que ha ido de lío en lío desde que arrancó la temporada, cuando nadie supo si los viajes a París para fichar a Neymar eran reales o cosmética. Ni Messi, capitán y brújula del Barça, terminó de creérselo del todo. Desde ese 12 de septiembre en el que argentino admitió no saber si el Barça había hecho lo posible por fichar a su amio brasileño y hasta este último incendio institucional que acabará con Emili Rousaud y Enrique Tombas, dos vicepresidentes, fuera del Barça, el club ha ido saltando de conflicto en conflicto. El Barça avanza hacia un ‘estallido perfecto’ salvo inesperado cambio de timón. El final del ciclo de un equipo, el final del ciclo de Bartomeu y el final de una burbuja económica por el nuevo contexto económico. A grandes rasgos, estos han sido los principales incendios del año.

1. 12 de septiembre de 2019. “Me hubiese encantado que viniera Neymar. Sinceramente, no sé si el Barça hizo todo lo posible para su regreso pero es cierto que negociar con el PSG no es fácil”. Messi terminó así con el culebrón Neymar. Después de intentar durante todo el mes de agosto su fichaje, Bartomeu no consiguió cerrarlo. Para muchos, todo fue una escenificación, porque el club azulgrana sabía que el PSG no quería vender y, además, no había una voluntad real de traer el brasileño.

2. 29 de septiembre de 2019. A raíz de la entrevista de Messi y de las quejas de los jugadores por los larguísimos viajes de pretemporada (gira por Japón y mini-gira por Estados Unidos), se sucedieron los artículos aireando el excesivo poder del vestuario. Piqué tardó poco en salir a pellizcarle a los directivos: “Conocemos el club, sabemos los diarios que son afines al club, conocemos los artículos que salen y muchas veces sabemos quién los escribe aunque los firme otra persona. Si seguimos así, nos haremos daño”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *